El ser humano es dificil...
Que nadie crea que voy a contar mi vida tal cual es... A veces es peor que esto.
Perfil
Nombre: [Lununa]
Edad: [No molestes...]
Altura: [Depende. En general levito a unos 10 cm. del piso]
Peso: [Ingrávida]
Signo: [Geminis, ascendente tauro, ¿trabajás o estudiás? ¿venís siempre acá?]

Me gusta: [Los helados de chocolate, las peliculas de amor, los dibujos animados, las ciudades, los beatles]

No me gusta: [Hablar de mas. Por eso escribo (de mas)]

ICQ: 117429794
E-m@il: lununa@terra.es

Mi dibujito:?llevame a tu blog!

De aqui a Jolivúd (Lununa tiene película!!!):

EL LINK A LA PRINCESITA DE LAS GALLINAS:

llegó la nena del gordito, la nieta de Mirta!!!


Libros
El aleph
Solo literatura
Literatura argentina
Libros en red
Libro dot
Pide tu libro
Despues de tanta lectura gratuita, no es derroche comprarse algun libro por estos pagos:

vale la pena gastar el manguito

Arquitectura
Café de las ciudades
Arq Web
Arqa
Solo arquitectura

Noticias
Clarín
Página 12
La Nación
Rebelion

Otras cosas
Por los chicos
Blogskins
Blogger
The Beatles

Blogs
El Calamar te vigila
Sentada en el limbo
El mochuelo en su olivo
Ridiculum vitae
Deponga su actitud
La decadencia del ingenio
No soy superwoman
Un poc de blog
La fugazza jademil
Sense sensei
Diario desde el laberinto
Cuentos de cien palabras
Un que passava
Diario de Flor
El país de Sikanda
Neosite
Cuentos para niños feos
Maitezaitud
Booxmiis
La loca de la casa
There's no such thing as WOM
El inmigrante
Lunia
Lola
Martin is back

el que nos dejó en posicion adelantada

Fle, la incomunicada

El spa del gallinero

Carib? Carola

Cachoperra... mas respeto a la profe

Las mil y una noches de Sherezade

El hombre que dice basta ya!

Weblog de mam? Mirta

Las Cinco del Viernes

Somewhere out there...

Diablita, ?hace falta decir mas?

Rosario siempre estuvo cerca

Romualda, una verdadera estrella

El que es siempre el mismo, detr?s de tantos nombres

Un vagarto riojano, el Guty

La ratita vueltera

Panda ActiveScan - Antivirus Online Gratuito


Powered by Blogger Template desenvolvido por Blog Templates

imagen
Posts

Deje de sufrir, piense 

lunes, diciembre 29, 2003

Venía del centro, como siempre en el 37, cuando leo en un monumento de la plaza Congreso la frase "deje de sufrir: piense"
¿Alguna vez nos pusimos a pensar hasta donde son tan importantes las cosas que nos hacen sufrir? No digo el sufrimiento del que está en medio de una guerra, o de las víctimas del terremoto de Irán, o del que no tiene para darle de comer a sus hijos, o el que está enfermo y sabe que se va a morir.
Cualquiera de nosotros está en condiciones de decir que su vida es una mierda, de hecho la mayoría lo habrá dicho mas de una vez. Incluso muchos nos creemos que los únicos que pueden ser felices son los tontos, los que no piensan.
Piense. Piense un poco. Eso que lo tiene tan mal, ¿va a ser importante en la historia de su vida? Piense. La mayoría de las cosas que alguna vez no lo dejaron dormir, a los dos meses, o a la semana, no eran mas que anécdotas. Y si, al contrario, el problema marca un antes y un después, siga pensando: ¿quién manda, el problema o usted? Piense. Lo que no lo mata, lo fortalece. ¿Quién hizo que su vida sea una mierda? Piense, piense... si fue usted mismo, siempre está a tiempo de cambiarla. Y si fue otro, volvamos a lo mismo, ¿quién manda en su vida?
Y no me ponga la excusa fácil de que la sociedad es una porquería, o que el mundo es injusto. Si tiene mas de 10 años, eso ya lo sabía. Yo no le digo que vaya y arregle el mundo. Pero piense. Si todos los que lo pensamos nos decidimos a no soportar porque sí las injusticias, empezando por las más chiquitas, las de todos los días, a la larga algo va a cambiar.
No se deje llevar, hágase fuerte sin hacerse duro.
Deje de sufrir, piense.
Que si piensa, aunque más no sea un poquito, no hace falta que yo se lo diga, se va a dar cuenta solo. Que si yo pensara un poco mas, la frasecita en el monumento de plaza Congreso en vez de una genialidad me hubiera parecido una reverenda tontería, y usted se hubiera librado de la pesada carga de leer este blog.
Buenas noches,
Lununa
Además de pensar, también existo, un poco

lununa, 12/29/2003 01:01:00 a. m.


Aquí, allá y en todas partes 

domingo, diciembre 28, 2003

“Here, making each day of the year,
changing my life with a wave of her hand...”
Hay cosas que están tan cerca de la perfección que le quitan a una las ganas de hacer nada. Y cuando parece que nada puede ser mejor, sale el “let it be naked”, y este tema, que antes me emocionaba, en la nueva versión simplemente me pone la piel de gallina. Que queda para mi, si estos desgraciados, muertos y todo, cada día son mejores. (Pobres Paul y Ringo, que todavía viven!)
En fin, yo quería escribir algo, pero entre los beatles, y el blog del calamar que descubrí ayer y que está tan, pero tan bien escrito, me guardo mis pensamientos para mí misma y no torturo a nadie con mis tonterías.
He dicho,
Lununa

lununa, 12/28/2003 04:44:00 p. m.


Depresiones neumónicas 

sábado, diciembre 27, 2003

Pusieron mi link en la cinco del viernes. El nombre de mi blog es “El ser humano es difícil”, pero Betty puso “Ser humano es difícil”, y la verdad es que es cierto, es un buen nombre. Por supuesto que ser humano es mas que difícil. Sobre todo cuando te agarra la neumonitis en pleno verano, y te tenés que nebulizar cada 8 horas con una cosa (la cosa se llama ventolín) que te deja las manos temblando como si tuvieras parkinson. En el prospecto de dicha cosa dice mas o menos quince veces “No inyectar, sólo para nebulizaciones” Es obvio que alguno se habrá picado con Ventolín, y con tanta prevención, hasta a mi me dan ganas de probarlo.
Tengo la mesa de luz que parece la de mi abuela: los antibióticos, el antifebril, el ya mencionado nebulizador junto con su droguita y la solución fisiológica, el termómetro, la botella de agua y el vaso. Todo eso sumado a la cantidad de porquerías que habitualmente tengo en la mesa de luz. Y no cuento la visita de ayer a la guardia del hospital, porque tendría que hacer un blog especial de denuncia social o algo así.
Ya va a pasar. Es que como no me enfermo casi nunca, todo me parece raro.
Lo del título del blog viene por otro lado, no por la dificultad de la condición humana.
La prima de mi amiga Patricia, cuando se veía envuelta en esas conversaciones insulsas de sala de espera o de reunión familiar donde se juzga la vida de Maradona, de Michael Jackson, de Susana, de Bush o de la tía Clara, y que siempre terminan dirigiéndose a uno que es el menos interesado con un “a vos te parece que barbaridad?”, contestaba siempre “y... es que el ser humano es difícil” A la larga la frase nos quedó como repuesta típica para todo tipo de idioteces.
Como por ejemplo, las que se escriben en este blog
Lununa
Fiebre en descenso, desmejorando por la tarde con probabilidad de ataques de tos

lununa, 12/27/2003 11:41:00 a. m.


La 5 del viernes con neumonía 

viernes, diciembre 26, 2003

Bueno, acabo de enterarme de que tengo una neumonitis, que es una variante de la neumonía atipica (que por suerte no es la de Hong Kong), así que mis segundas cinco del viernes no se si me van a salir muy originales... es que tengo fiebre, perdón.
Es la primera vez que me enfermo para Navidad, y no por culpa de los excesos. Es que ya estoy vieja, que se le va a hacer.
1)¿Qué sientes días antes, durante y después de estas fechas tan señaladas?
Me pongo contenta. Me gusta la Navidad, no soy de esas personas a las que la fecha las entristece, al contrario, es cuando me renacen las esperanzas de que todo mejore. Después... despues la dieta, obvio!!!
2)¿Qué recuerdos de la infancia guardas de la Navidad que aún lleves a la práctica?
Todos: armar el árbol el día 8 de diciembre, abrir los regalos a las 12 de la noche después del brindis, estrenar ropa y las bombachas rosas el día de año nuevo, la carta junto a los zapatitos, el pasto y el agua para los reyes (es que tengo una hijita)... lo que echo un poco de menos es que cuando yo era chica, a las 12 de la noche, tanto en año nuevo como en Navidad, se escuchaban las sirenas de las fábricas, las de los bomberos, y todos los vecinos tocabamos las bocinas de los coches. Ahora hay mucha pirotecnia llamativa, pero a mi me gustaba ese batifondo.
3)¿Cuándo y quién rompió la magia infantil de los Reyes Magos?¿Cómo te sentiste al saberlo?
A los cinco años, me di cuenta sola, y fui a comprobarlo preguntándole a mi papá, que estaba en el jardín arreglando las plantas. Contra la opinión de todos los psicólogos del universo, hubiera preferido que me mintiera, pero no. Confirmó mis sospechas, me dejó sumida en la amargura y siguió podando el rosal como si tal cosa.
4)¿Cómo decoras tu casa?¿Qué es lo que mas ilusión te hace de estas fechas? Y si no te gustan, ¿por qué?
Ninguna decoración exagerada, el árbol un pesebre chiquito (me gustaría hacer uno grande como los que se hacían antes, con las montañas de papel madera, los lagos de celofán y lleno de figuras, pero no hay lugar), y el muérdago en la puerta. En la cena ponemos un mantel rojo con motivos navideños. Me hace ilusión la idea de la fiesta, de reunir a la familia, mi hija y mis sobrinas con los regalos.
5)¿Qué le pides a esta Navidad?¿Qué sueños quieres cumplir? ¿Hay alguien en tu vida al que necesitas tener esa noche más cerca que a otros?
Pedir... quiero poder terminar lo que tengo pendiente, organizar mi vida y que esos benditos señores de la oficina de extranjería de Barcelona se imbuyan del espíritu navideño y me den la residencia de una buena vez, así puedo volver. Por supuesto que pido que mi hija sea feliz. Y me gustaría tener cerca a mis amigos, a los que están lejos.
Y nada mas,
Buenas tardes,
Lununa
La de los pulmones malditos

lununa, 12/26/2003 06:38:00 p. m.


Feliz Navidad!!!! 

miércoles, diciembre 24, 2003

Para Julita, para mamá y papá, para Riqui, Claudia, Sol, Caro y Sebi, para Nora, Dani y Carola, para Patricia, Miguel y Marcos, para Diana, Pablo y León, para Marcela, Fabián, Marcelo y Mariano, para Miriam, Felix y Nico, para Gra, Mono y las gatitas, para Gabriela, César, Valentina y Lucio, para Maite (te extraño!!!), para Fernando, Cristina y Lucas, para los padres, madres y hermanos de todos ellos, para Silvia, Karina, Elizabet, Julia (donde andarás), Jeanine, Elba, Paula, Victoria, Carlitos, Edgardo, Miguel (y Nacho), para Sebastia, su madre y su hermana, para Selver, para Fina y sus padres, para Reyes y su madre, para Elena, para Aurora, para Maia y Carles, para Enric, para Javier, Dante, Maria José, Cecilia, Gustavo y Martina, para Alejandra y Renato, para Carolina, Sonia, Venus y Jacqueline, para toda la familia Soria, para Isabel, Berta, Lydia, Paula, Dolors, Cristina, Africa, Samanta, Tor, Gustavo, Ferrán, Alfredo, Vila, Santi, Benito y Francisco, para David, Laura, Titu, Tona y la otra Laura, para Rafaela, para las madres de la AMPA del CEIP las Fontetas, para Antonia, Maite y Paola, para la Nuri, Alejandro, Ruben y Marina, para Nerina, Karina, Roy, Silvina, Sergio, Vivi, Vicky, Ricardo, Griselda, Gustavo, Diego, Lorena y Santiago, para Roberto y Delia, para Roberto (h), Carmen, Renzo, Franco y Fiamma, para Guillermo el hermoso, Cristina, Analía y Elena, para las madres y los nenes del jardín 904, para sus maestras, para todos los bloggers, para mis vecinos Graciela, Leticia, Matias, Dora, Juan Carlos, Mabel, Alejandra, para sus padres y/o hijos, para Sandra y su familia, para Ricardo D (¿dónde te encuentro?), para Mari, Luciano, Cintia, Tatiana, Lara y Miriam, para Tony, Mario, Yayo y los suyos, para Fabián, Cristina, Juan Manuel y Florencia, para Dani, María del Carmen, Daniela, Kevin, Danilo y Camila, para Angelina, para Pocha y Julio, para Teresa, para mi padrino y Lola, para la tía Haydée, Hugo, Claudio, Alejandro, Susana y las chicas, para Lili, Rocío y Anita, para Gachi y Aldana, para Maristela, Julieta, Silvana e Ibeth, para el tío Antonio, Jorge, Estela y sus familias, para Yara, Mario e Imanol, para Fernanda, Alicia, Patricia, Pato, Alejandro, Alejandro, Ramón, Cristina, Cristian, Laura, Fernanda, Daniel, Claudio, Verónica y Verónica, para Fernando Quintana y familia, para Gustavito (ay), para Miguel Angel, para Sergio, para el doctor salas y Gloria, para Fabián, Silvia y sus hijos, para el doctor Fizsbajn, para Anna, para la bruja, para José y todos sus hijos, para Norma, Jorge, Mariel, Fernando y Guillermo, para Lucas, Lance y Barbara, para Bartolo el perro trolo, para losq ue ya no están y hacían mejores las navidades (Abuela, tia Chocha, tio Espedito, tia Beba, tio Negro, Negrito), Para Tias NOrma y Nilda, Mabel, Susana y sus hijos, Paula, Dani y sus hijos, Juan Carlos y Amira, para Juan Carlos, Margarita y todos los parientes de Villaviciosa, para todo aquel que lea esto (se lo merece por llegar al final), para los que no me quieren, para el Infeliz y su chica y la hija de su chica...
Perdón, pero es que odio a esos que dicen “ Felicidades para todos los que me conocen”
Buenas Noches Buenas,
Lununa
Casi como Papá Noel, pero sin barba.

lununa, 12/24/2003 10:37:00 a. m.


La gente cambia 

martes, diciembre 23, 2003

Dicen que los ojos son el espejo del alma,
¿y dónde se fue tu alma cuando dejé de verla en el fondo de tus ojos?
¿Dónde está ese que fuiste antes?
No hay peor soledad que la de no encontrarte en ese que tiene tu cara.
Lununa,
ya no se si te espero, o si te estoy buscando

lununa, 12/23/2003 09:38:00 a. m.


Singing in the rain 

lunes, diciembre 22, 2003

Ayer volvía de trabajar y se levantó una tormenta de las que parece que van a tirar el mundo abajo en 10 minutos, justo cuando el colectivo llegaba a mi parada. Me bajé y no sabía que era peor: si el viento que me volaba los pelos (y las ramas de los árboles, y todo lo que anduviera suelto), o la lluvia que en segundos me llenó de gotas los anteojos. Igual me los dejé, entre ver borroso con agua y ver borroso sin lentes, eran mas divertidas las gotitas que el astigmatismo de siempre.
Ante todo, conservé la calma y pensé en positivo. Mi casa está a tres cuadras de la avenida, ¿cuánto podría mojarme en 300 metros? Decididamente, no mucho. No me saqué el walkman de las orejas, sonaba mucho mejor la radio que los aullidos del viento. Tampoco me puse a correr, ¿qué sentido tiene correr bajo la lluvia? No sólo no te mojas menos, siempre está el riesgo de resbalarse en un charquito y empaparse hasta el apellido materno, o aún peor, romperse un hueso en medio de la noche tormentosa, la calle desierta, la gente en sus casas viendo la tele con las ventanas cerradas, nadie que escuche tus gritos de auxilio... Ahí nomás se me fue el pensamiento positivo. Para ser mas precisa, me terminó de abandonar cuando un árbol de porte mediano, tirando a grande, se dobló tanto con el ventarrón que las ramas me sopapearon la cara. Aluciné que los techos de las casas y los carteles de los negocios salían volando como en la película Twister, para caer luego todos juntitos sobre mi cabeza, y esta vez no importaba que no me escucharan gritar, porque el golpe me iba a matar antes de poder decir ni mu.
Nada, nada, espanté las malas ideas cantando, como ese idiota del programa de Tinelli, a los gritos y con el walkman puesto, total mojarse es lindo, a mi me gusta mojarme y caminar bajo la lluvia cuando hace calor. Pero no había llegado todavía a la mitad de camino, y estaba mas empapada que si me hubiera metido bajo la ducha. La ducha helada. Con ropa y todo.
Entonces empezó en la radio ?Color esperanza? Que bien, que loca linda, que libre soy, cantando bajo la lluvia cual una Gene Kelly del subdesarrollo, soy feliz, el viento arranca las ramas de los árboles de cuajo pero yo tengo esperanzas... el trueno que se escuchó en ese momento casi lo deja a Diego Torres mudo (quizás sea esa la justicia divina) ¿Y si era un rayo? ¿Y si por no sé que leyes de la física metorológica que desconozco, las pilas de mi walkman funcionaban de pararrayos y se me quemaba la cabeza? No, si la cabeza ya la tengo quemada... pero en una de esas me electrocuta! Pensé en correr, pero otra vez me vi caída en la vereda, y ni lo intenté. Además, ya estaba llegando a mi calle, territorio amigo.
Aunque hay amigos que mejor perderlos que encontrarlos... sobre todo en mi barrio. No habían pasado ni 10 minutos desde que empezó a llover, y mi calle ya se había inundado hasta las veredas. Así fue que tuve que meter los pies, la única parte de mi cuerpo que hasta entonces había podido permanecer seca gracias a los zapatos con plataforma, en un torrente de 25 cm de profundidad hasta llegar a la tierra prometida, mi casa!!!!
Conociéndome como me conozco, es raro que haya pasado por esta aventura casi salvaje sin consecuencias, ni siquiera un resfrío. Así que hoy estoy mas contenta que Diego Torres. Con qué poco somos felices algunos.
Buenas noches.
Lununa


lununa, 12/22/2003 11:30:00 p. m.


Las cinco del viernes 

domingo, diciembre 21, 2003

1-Érase una vez un pequeño caballito de cristal que temía tanto romperse, que jamás en su vida se atrevió a moverse de su sitio, ni siquiera a mover un solo músculo. No conoció el mundo, pero tampoco supo nunca que, en realidad, no podía moverse porque el cristal no tiene vida.
2 -La/le puso sobre la cama y muy lentamente la cubrió con la manta. Acababa de llegar del hospital con su bebé, y no podía dejar de mirarla.
3- No me lo podía creer, aquel helado de chocolate ¡tenía gusto a tierra! (esto una vez me pasó, en serio)
4-La mirada de aquella niña era tan profunda, que me hacía sentir culpable de algo que ni siquiera sabía que era
5) Si por lo menos alguien quisiera escucharme... ¡no tendría un blog!!!!!!

lununa, 12/21/2003 11:59:00 p. m.

La gente 

Ayer fui a una fiesta... No es que no me gusten las fiestas, al contrario, me encantan. Contra lo que se puede creer de alguien que diariamente le cuenta sus asuntos a la computadora, soy una persona muy amigable.
Claro, siempre y cuando la fiesta no sea demasiado multitudinaria. Hasta 10 o 15 personas, todo bien, mas de eso, me pongo autista y me arrincono con algun timido/a que me haya caido simpatico.
Mas o menos ese fue el caso de la fiesta de anoche. Los dueños de casa son grandes amigos, gente conocida y macanuda había, pero me quedaron en la otra punta de la casa, y ante el incesante pulular de desconocidos, me senté con un matrimonio y sus dos nenes, y ahí quedé.
A mi costado había dos parejas sumidas en una conversación interesantísima acerca de la conveniencia de matar a todos los delincuentes menores de edad sin juicio previo (total, dijo una chica rubia, ya son irrecuperables para la sociedad)
Ante la profundidad de los comentarios, no pude sucumbir a la tentación de seguir escuchando... de la pena de muerte inmediata para los pibes chorros, pasaron a la conveniencia de la lipoaspiración después del parto (la chica rubia, ¿quien si no?, se había hecho una y aconsejaba a la otra, que todavía no tenía chicos. Su marido aseveraba como si se tratara de la salvación del mundo), y mas tarde, la que no tenía hijos, ante el llanto del nene de la rubia porque otro le había pegado, opinó que a los chicos que pegaban sus padres no deberían sacarlos de casa (¡¡¡prisión domiciliaria a los dos años!!!)
El asado estaba bárbaro, el Norton Merlot impresionante, la música genial, pero me fui a casa temprano. En el camino pensaba que si mis amigos tienen por su parte amigos como esos, debería empezar a observarme un poco a mi misma. Digo yo.
La próxima invítenme a una cena de poca gente. Ya van a ver, soy el alma de la fiesta.
Buenas tardes,
Lununa

lununa, 12/21/2003 03:29:00 p. m.


Botella al cibermar 

viernes, diciembre 19, 2003

Normalmente escribo pensando que nadie va a leer esto... y ahora acabo de poner un link a mi dirección de email. No sé que es lo que espero, si recibir alguno o no recibir nada.
Como sea, pueden decir cualquier cosa, pero por favor, no manden virus.
Buenas noches,
Lununa

lununa, 12/19/2003 10:15:00 p. m.

Un sueño 

Yo no soy una persona romántica. No creo en los amores imposibles, ni en los sueños irrealizables. Ya sé, alguien podría decirme que no tengo imaginación, y no es así. Puedo imaginarme mil cosas, pero si el amor es imposible seguro que no es amor, y si el sueño es irrealizable no es mas que una fantasía.
El problema es cuando la fantasía está en creer que es posible algo que en realidad no lo es... pero eso no es lo que quiero contar ahora.
A veces pasan cosas que no tienen explicación, incluso a mí, que siempre le encuentro una explicación a todo.
La historia es que una vez tuve un sueño. Un sueño de los que se sueñan dormida.
Yo tenía por ese entonces una amiga, Iris, que decía que los sueños había que contarlos antes de desayunar para que se cumplieran, pero decidí que éste no se lo contaría a nadie. Hubiera sido difícil, sobre todo porque aunque ignoraba hasta ese momento que los sentimientos se pudieran soñar, sabía que contarlos era casi imposible. Y tampoco estaba segura de que fuera bueno que se cumpliera.
Esa noche, a los 16 años, o sea mas o menos por el año 81, había soñado con el amor. El amor era un hombre con ojos buenos, del color de la miel. Lo primero que me sorprendió fue saber inmediatamente que estaba enamorada de ese hombre, aunque nunca lo había estado, ni en sueños ni en la realidad. Otra sorpresa fue la edad: se lo veía de alrededor de 30 años, ¡un viejo! Nunca me había imaginado que pudiera gustarme siquiera alguien mayor de 18 años. Ya los de 20 me resultaban insufribles, se creían adultos por el simple hecho de haber hecho la colimba y no paraban de dar consejos, o peor, de quejarse porque ya no había bandas como Led Zeppelin.
El hombre del sueño tenía una casa antigua, enorme y vacía; los pisos eran de mosaicos en damero blanco y negro, las puertas y ventanas largas, acristaladas, y las paredes y techos pintados de blanco inmaculado. Había un patio, y los rayos del sol se asomaban a las habitaciones. La casa no tenía un solo mueble, ni una planta. No había nada que no fuera blanco o negro, a excepción de la madera natural de las aberturas. Era, sin dudas, la casa en la que siempre había querido vivir. Tenía algo de las casas de mi infancia, de las tías, de la abuela. Incluso estando vacía, no daban ganas de irse de ahí.
Los ojos de miel me miraban con ternura, y sin dejar de mirarme, el hombre me dijo:
- Esta es mi casa, y ahora también es tuya. Todo lo que falta, en mi casa y en mi vida, quiero que lo pongas vos.
Entonces, me di cuenta de que además de enamorada, estaba muerta de miedo. Miedo de tener los sueños al alcance de la mano, miedo de no saber que hacer con ellos. Miedo de defraudar a ese hombre de ojos buenos. Miedo de que no fuera cierto, y más miedo de que lo fuera.
Ahí fue cuando me desperté, me restregué los ojos, y salté de la cama para ir al colegio.
Pero no podía sacarme de la cabeza esos ojos con los que de alguna manera me sentía en deuda. ¿Que era lo que tenía que darle? ¿Por qué sentía que ese sueño reflejaba a alguien real? ¿Quién era? ¿Dónde estaba?
Y un día, veinte años después, de la manera más inusual y del lugar más inesperado, el hombre de los ojos color miel apareció. Ahí estaba, los mismos ojos, la misma mirada, los mismos sentimientos, a pesar de que ya me había pasado toda una vida, y a pesar de que vivía en la otra punta del mundo.
Ya dije que nunca fui romántica, nunca creí en el amor como en algo inevitable o del destino: en realidad yo creía que uno es capaz de enamorarse de casi cualquiera con el que se lleve bien y le guste, poniendo un poco de voluntad y ganas. Bueno, con este hombre se me fueron todos los conceptos al carajo, y a partir de ahí, un montón de cosas se dieron vuelta en mi vida. Empezando por que vino de un sueño, a partir de un sentimiento que nunca creí que pudiera ser real.
Pero es cierto lo que dice el tango, que 20 años no es nada... los temores de los 15 años también se hicieron realidad y veinte años después tampoco supe estar a la altura de las circunstancias. Soñé con el amor de mi vida, lo encontré aunque estaba a 12000 Km de distancia, y cuando ya no quedaba mas que ser feliz, no sé si él no supo quererme de otra manera, o yo no supe ser otra cosa que una buena amiga.
En fin... soy una persona racional y que me la paso buscándole un sentido y una explicación a todas las cosas, pero en lo que tiene que ver con esta historia, nunca la encuentro. Me da rabia, porque me dejaría muy tranquila saber que papel juega cada uno en la vida del otro. Y mientras me pregunto cómo hago para conformarme con menos cuando ya encontré lo que quería, puedo decir que tengo un amigo que es la prueba viva de que los sueños se cumplen.
Y está buenísimo, el muy desgraciado.
Lununa,
la chica de los sueños mal terminados

lununa, 12/19/2003 12:23:00 a. m.


La infancia vuelve (¿milagro navideño? :)) 

martes, diciembre 16, 2003

Ayer fui al centro, a ver unas cuestiones de una deuda que tengo con un banco por una hipoteca. Como la City, los señores de maletín, traje y celular, las secretarias que almuerzan yogur light y todo el ámbito bancario me deprimen sobremanera, cada vez que me toca ir a apagar los incendios de mis desgracias hipotecarias arranco bajando por Avenida de Mayo y metiéndome en todas las librerías de viejo, como para creerme que en realidad voy al centro a hacer turismo.
En eso estaba, ya me había metido bajo el brazo dos buenas novelas a tres pesos (El gran Gatsby y No habrá mas penas ni olvido), cuando lo vi. Era un libro amarillo de la colección Robin Hood, como tantos otros en la mesa de ofertas. Pero era mi libro.
No lo tuve mucho tiempo, era prestado. Yo tendría unos 11 o 12 años, y como no había presupuesto que alcanzara para mantener mi voracidad lectora, un día que fuimos de visita a su casa, mi primo Miguel Angel me prestó media docena de libros. Fue una cosa rara, porque no nos veíamos mucho y además me llevaba como 14 años, así que tampoco nos dábamos mucha bola, pero los libros me los llevé.
Había varios de Salgari y dos de Stevenson. Uno era “El amo de Ballantrae”, un libro impresionantemente bueno en el que un hermano destruye la vida de su gemelo por una herencia, pero con un clima demasiado opresivo para mis doce años. El otro, el que ayer mismo parecía llamarme entre los libros usados, se llamaba “Raptado” (Kidnapped, en su título original) Durante los mas o menos seis meses que duró el préstamo, debo haberlo leído unas quince veces, si no más. Al pobre David Balfour, el protagonista, que pasó toda clase de aventuras, ya lo consideraba como mi hermano, y su amigo, el escocés prófugo Alan Breck Stewart, hubiera sido el hombre de mi vida de haber existido.
Un día cerca de Navidad, en la típica visita familiar de fin de año, tuve que devolver los libros. Nunca mas supe de David ni de Alan, nunca encontré a nadie que lo hubiera leído... y ahora, mas de 25 años después, otra vez cerca de Navidad, ahí estaba.
Después me fui al banco. Como siempre, estoy a punto de que manden mi crédito a Legales. Pero esta vez me importó un poco menos. Lo mismo que me hubiera importado a los once o doce años.
Así que, señoras y señores, hoy me voy a dormir con David Balfour, un amigo de la infancia.
Buenas noches.
Lununa

lununa, 12/16/2003 10:57:00 p. m.


miércoles, diciembre 10, 2003

Buenas noches,
No quiero poner una idiotez como "estoy probando mi blog", pero es que realmente estoy probando mi blog.
Espero que en futuros posts tenga cosas mas interesantes que decir.
Afectuosamente,
Lununa
La chica que está sola y espera.

lununa, 12/10/2003 10:29:00 p. m.



Anteriores