El ser humano es dificil...
Que nadie crea que voy a contar mi vida tal cual es... A veces es peor que esto.
Perfil
Nombre: [Lununa]
Edad: [No molestes...]
Altura: [Depende. En general levito a unos 10 cm. del piso]
Peso: [Ingrávida]
Signo: [Geminis, ascendente tauro, ¿trabajás o estudiás? ¿venís siempre acá?]

Me gusta: [Los helados de chocolate, las peliculas de amor, los dibujos animados, las ciudades, los beatles]

No me gusta: [Hablar de mas. Por eso escribo (de mas)]

ICQ: 117429794
E-m@il: lununa@terra.es

Mi dibujito:?llevame a tu blog!

De aqui a Jolivúd (Lununa tiene película!!!):

EL LINK A LA PRINCESITA DE LAS GALLINAS:

llegó la nena del gordito, la nieta de Mirta!!!


Libros
El aleph
Solo literatura
Literatura argentina
Libros en red
Libro dot
Pide tu libro
Despues de tanta lectura gratuita, no es derroche comprarse algun libro por estos pagos:

vale la pena gastar el manguito

Arquitectura
Café de las ciudades
Arq Web
Arqa
Solo arquitectura

Noticias
Clarín
Página 12
La Nación
Rebelion

Otras cosas
Por los chicos
Blogskins
Blogger
The Beatles

Blogs
El Calamar te vigila
Sentada en el limbo
El mochuelo en su olivo
Ridiculum vitae
Deponga su actitud
La decadencia del ingenio
No soy superwoman
Un poc de blog
La fugazza jademil
Sense sensei
Diario desde el laberinto
Cuentos de cien palabras
Un que passava
Diario de Flor
El país de Sikanda
Neosite
Cuentos para niños feos
Maitezaitud
Booxmiis
La loca de la casa
There's no such thing as WOM
El inmigrante
Lunia
Lola
Martin is back

el que nos dejó en posicion adelantada

Fle, la incomunicada

El spa del gallinero

Carib? Carola

Cachoperra... mas respeto a la profe

Las mil y una noches de Sherezade

El hombre que dice basta ya!

Weblog de mam? Mirta

Las Cinco del Viernes

Somewhere out there...

Diablita, ?hace falta decir mas?

Rosario siempre estuvo cerca

Romualda, una verdadera estrella

El que es siempre el mismo, detr?s de tantos nombres

Un vagarto riojano, el Guty

La ratita vueltera

Panda ActiveScan - Antivirus Online Gratuito


Powered by Blogger Template desenvolvido por Blog Templates

imagen
Posts

Cerrado por (mini) vacaciones 

domingo, febrero 29, 2004


Este blog permanecerá cerrado por vacaciones del lunes 1 al viernes 5 de marzo.
Nos vamos a Mar del Plata
HASTA PRONTO!!!!
¿Se nota que estoy contenta?

lununa, 2/29/2004 04:53:00 p. m.

Yo estuve ahí 

Nunca, pero nunca estoy donde hay que estar. Lo peor es que me entero, pero llego tarde. A los seis años me compré mi primer disco de los Beatles, justo cuando ya se habían separado. Hubiera querido ver a Maradona en una cancha, no por la tele, pero por una cosa o por otra, nunca fui, y al final no jugó mas. Vino Queen, mi mamá no me dejó ir. Vinieron los Stones, U2, Serrat, y yo nunca tengo plata. Cuando los escritores que me interesan visitan la Feria del Libro, seguro que es un día en el que tengo trabajo o que no puedo ir. Cuando la plata dulce, todos se fueron a Miami a conocer al ratón Mickey, menos nosotros que estábamos construyendo. Las veces que compré algún dólar, al día siguiente bajó. El corralito no me agarró, porque ya estaba arruinada (a veces es bueno ser pobre) El 19 de diciembre de 2002 no pude ir a Plaza de Mayo porque Julia era chiquita y dormía, así que me tuve que conformar con cacerolear desde la ventana. Mi vida no es mas que un relato de destiempos y desencuentros, la historia me pasa por el costado.
Pero por suerte siempre hay una excepción. Hoy somos muchos los que fuimos parte de algo que va a hacer historia y podemos decir "yo estuve ahí". No como protagonistas, ni como parte del elenco, apenas como figurantes. Y mas allá de las discusiones acerca del final y del autor, el amigo Hernán, el Weblog de una mujer gorda lo hicimos entre todos, la Bea, Shered, Susy, Diablita, la Rosarina, Faivel, mentecato, marco, Nrgumeno, walquiria, vitalio, caro del DF, Félix, Antraxito, Naz y Ana... y puedo decir casi por primera vez en mi vida "yo estuve ahí"
Eso sí, para no perder la costumbre, en el commentute siempre quedé segunda...

lununa, 2/29/2004 12:16:00 p. m.


Mundo subterráneo 

viernes, febrero 27, 2004


Hoy viajé en subte por primera vez desde que volví de Barcelona. Estaban todos: los vendedores de lapiceras, de curitas, los que reparten estampitas, los pedigüeños.
De entre todos ellos, apareció un nene, delgadito, limpio, prolijo, como disimulando su pobreza. Tendría unos siete años. Raro, con la mirada en alguna otra parte, que sin dudas era mucho mejor que ese vagón de subte.
El nene se paraba frente a cada pasajero y le tendía la mano. Yo no se la dí, no sé si por desconfianza o por sorpresa. Al que sí, se la estrechaba, le daba un beso en la mejilla y le entregaba un almanaque de bolsillo, una tarjetita. Cuando daba la vuelta a todo el vagón, volvía. Algunos le devolvían la tarjeta, otros le daban algunas monedas.
Me quedé maravillada, pensando en cómo podía habérsele ocurrido a esa criatura que iba a ser posible comprar una limosna con un beso.
La ilusión se acabó en la estación siguiente. El nene bajó, y por la otra puerta, un hombre de veintipico de años. Un hombre que le daba indicaciones, lo proveía de almanaques y guardaba las monedas en un bolso.
Un hombre que le puso precio de centavos a los besos de un niño.



lununa, 2/27/2004 01:20:00 a. m.


Agradecimiento 

miércoles, febrero 25, 2004

En agradecimiento a todos los que le desearon feliz cumple a Julia, les regalo esta poesía que José Agustín Goytisolo le dedicó a su hija, que, ¿a que no saben como se llama?

Palabras para Julia
" Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable,
hija mía es mejor vivir con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.
Te sentirás acorralada,
te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido,
yo se muy bien que te dirán que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado,
entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.
Un hombre solo
una mujer
así tomados de uno en uno
son como polvo
no son nada,
pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otros hombres,
tu destino está en los demás,
tu futuro es tu propia vida,
tu dignidad es la de todos,
entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.
Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino,
nunca digas no puedo más y aquí me quedo,
la vida es bella
tú verás como a pesar de los pesares
tendrás amor
tendrás amigos.
Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es será todo tu patrimonio,
perdóname no sé decirte nada más,
pero tú comprende que yo aún estoy en el camino,
y siempre siempre acuérdate de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso. "

José Agustín Goytisolo

lununa, 2/25/2004 11:22:00 p. m.


El mejor día de mi vida 

lunes, febrero 23, 2004

Me levanté temprano, y me fui caminando a pagar la factura del gas, antes de que hiciera mas calor. Cuando volvía, pasé por una tienda a preguntar el precio del acolchado y las sábanas para la cuna. Le dije a mujer que me atendió que las iba a precisar para el 10 de marzo. Ella, muy seria, me dijo:
- Vos no llegás ni a la semana que viene
Yo la miré con la misma cara que ella hubiera puesto si en ese momento alguien le hubiera dicho que su negocio no iba a sobrevivir al diciembre del 2001, con la misma cara de incredulidad que ponía cuando la gente insistía en que era un varón. Antes de que lo confirmara la ecografía, desde el primer día sabía que iba a tener una nena.
A la tarde me fui al médico. Me habían aconsejado no cruzar a Capital en coche porque así, embarazada, podían hacerme una multa. Fui en colectivo, con 35° de temperatura ambiente. Sola, como ya hacía rato que iba sola a todos lados.
- Mirá, yo te hago la orden para el monitoreo de mañana, – me dijo el médico- pero no creo que pases de esta noche. A las 6 y media te llamo para ver cómo estás, porque seguro que ya vas a tener contracciones.
Cuando me fui me tomé un taxi, y llamé a mi mamá y a mi marido, aunque no me lo terminaba de creer. Mi mamá ya estaba en casa cuando llegué. Mi marido me dijo que me quedara tranquila, que él antes de las nueve volvía.
A les seis y media, cuando me llamó el médico, yo tenía un dolorcito mínimo, a la altura de la cintura.
- Date un baño de inmersión, y te vuelvo a llamar a las ocho, cuando termino con el consultorio.
A las ocho, el dolor estaba prácticamente igual.
- Bueno, si ves que aumenta o que tenés contracciones – me dijo el médico-, llamá a la obstetra. Ella te va a decir cuando tenés que ir al sanatorio, y me va a avisar.
Ocho y media le dije a mi mamá que se fuera. Ya era de noche, me sentía bien, y mi marido estaba a punto de llegar.
A las nueve, el dolor había aumentado un poco, pero no eran las famosas contracciones, era un dolor constante, como un dolor menstrual. Nueve y media llamé a mi marido al celular. Atendió el contestador y le dejé un mensaje:
- Gordo, venite para casa que no me siento bien.
A las diez, me tiré en la cama. Era el mismo dolor, pero cada vez mas fuerte. Llamé otra vez a mi marido, otra vez el contestador. A las once, la bebé pateó muy raro. La segunda patada fue como un golpe seco, y rompí la bolsa. Llamé a mi marido, contestador, le dejé un insulto, llamé a la obstetra.
- No sé que hacer, rompí la bolsa. No tengo contracciones, tengo un dolor constante y bastante fuerte.
- Quedate tranquila, si no sentís la diferencia entre las contracciones, todavía el bebé no llega, aunque hayas roto bolsa. Llamame dentro de un rato y contame como estás.
Volví a llamar a mi marido, no sé cuantas veces mas, no sé cuantos insultos le dejé grabados. Cada vez que me parecía que no salía más líquido me vestía como para estar preparada para ir al sanatorio, y volvía a salir el agua. Al final, me mojé toda la ropa buena que tenía. Once y media, el dolor seguía siendo constante, pero ya era casi insoportable. Otra vez el contestador de mi marido.
Cuando lo cuento, la gente se pregunta por qué no llamé a mis padres, o a la vecina. Me daba vergüenza. Vergüenza de mi misma por tener un marido así. Vergüenza de no querer saber lo que ya sabía, de tener que escucharlo de otros. No lo sé.
A las doce ya estaba por llamar a la partera e irme sola al sanatorio, porque había empezado a largar el tapón mucoso (de las contracciones, ni noticias), cuando sonó el teléfono. Era mi marido.
- ¿Cómo estás? ¿Necesitás algo?
- ¡QUE VENGAS! ¿DÓNDE ESTAS?
- Enfrente de casa, acabo de dejar el coche en el garage.
- ¡VENITE YA!
Me vestí con lo único seco que me quedaba, un pantalón de pijama viejo, y llamé a la obstetra. Era casi la una. Yo seguía sin tener contracciones, aunque el dolor era imposible, así que la partera me citó en el sanatorio en una hora.
Empecé a sentir las contracciones en el auto.
A las dos menos cuarto llegamos al sanatorio. Vino a recibirme un botones con una silla de ruedas.
- Yo entro caminando – le dije-
Me acomodaron en una sala de preparto y llegó la obstetra. Cuando me revisó puso una expresión que en ese momento me pareció de asombro.
- ¿Cuándo empezaste a tener contracciones?
- Hace 10 minutos
- Llévenla ya a la sala de partos, tiene 6 de dilatación.
Me pusieron en la camilla, llegó mi médico con cara de dormido, me dieron la peridural. Cuando empecé a pujar, miré la hora en un reloj que estaba sobre la pared. Eran las 2 y 23.
Al tercer pujo nació Julia, a las 2 y 36 del martes 23 de febrero de 1999.
Y así fue como ese día se transformó en el mejor de mi vida.




lununa, 2/23/2004 01:00:00 a. m.


Carnavales eran los de antes 

domingo, febrero 22, 2004


En esta tierra nuestra los carnavales desaparecieron. No es que de casualidad, un día, dejamos de disfrazarnos o tirarnos agua. No señor. A los carnavales los desaparecieron los mismos ¿señores? que desaparecieron a tantos otros. Los borraron del calendario, dejaron de ser feriado, ¿quien va a disfrazarse, ir al corso y después al baile de carnaval si tiene que trabajar? Tampoco los gobiernos posteriores se tomaron mucho trabajo en la recuperación de la alegría. Se creerán que la alegría no vota.
Yo tengo memoria de algunos corsos, me acuerdo de haberme disfrazado a los seis años de Caperucita, me acuerdo de haber visto a mi prima con un vestido de tul, disfrazada de hada. Me acuerdo de alguna mojadura célebre en la adolescencia. Y nada más.
En otro tiempo indefinido, que los vecinos viejos nombran como "antes", los carnavales eran cosa seria. Tan seria que en mi barrio había un corso, el de la avenida Galicia, famoso en la zona. Tan seria que los clubes sociales y deportivos competían para ver cual traía la mejor orquesta y recaudaba mas en los famosos "Ocho grandes bailes Ocho"
En uno de esos carnavales, los organizadores del corso se pelearon. No se sabe por qué, una fracción decidió separarse y organizar un corso paralelo. Tan paralelo era, que lo hicieron en la calle Entre Rios, la primera paralela a Galicia (yendo para el lado de Lanús)
Los de Galicia no se quedaron quietos, y para arruinarles el pastel a los del corso alternativo, los muy buchones recurrieron a la Municipalidad. Cuando los disidentes fueron a pedir el permiso municipal, se los negaron. Como igual siguieron adelante con la organización, la Municipalidad (cuya parcialidad manifiesta hubiera merecido un Telenoche Investiga, si hubiera existido la tele en ese entonces) decidió cortarles el alumbrado público a lo largo de toda la calle Entre Ríos.
Gracias a eso, sucedió la cosa mas rara que oí en mi vida.
El corso no sólo se hizo, sino que además fue mucha mas gente que al otro, y no estuvieron a oscuras. Cada asistente llevó una vela.
Y todavía, mas de 50 años después, los vecinos se acuerdan de aquel corso, que quedó en la memoria con el nombre de "El corso a vela de la calle Entre Ríos"

lununa, 2/22/2004 02:22:00 p. m.


Alegría 

sábado, febrero 21, 2004

Enfrente de la casa donde vivíamos cuando nací había un almacén. El hijo del dueño lo heredó, se casó con una chica del barrio y transformó el almacén en un mercadito. Hace mas de cincuenta años que están ahí, han pasado toda su vida detrás de ese mostrador, y luego, con ellos, sus tres hijos varones. Los conoce todo el mundo, ya son casi parte del paisaje, más inamovibles que el semáforo de la esquina.
Hace unos años murió uno de los chicos, de uno de esos ataques que agarran de golpe. Un aneurisma, algo de eso. Tenía menos de 25 años. Todo el barrio estuvo de duelo.
El año pasado, el menor de sus hermanos tuvo un accidente de tránsito. Un camión le pasó por encima y le destrozó todo el cuerpo. Contra todos los pronósticos, se puso bien. Tan bien que esta mañana se casó.
Desde que pusieron la fecha, su padre no paró de invitar al casamiento a todos los clientes del mercadito. Compró miles de sándwichs de miga, y hoy hicieron el almuerzo de bodas en el negocio, lleno de amigos y vecinos.
Me emociona pensar en la alegría de ese hombre. Una alegría de hombre bueno. Una alegría tan grande que tuvo que compartirla, porque no le cabía dentro.

lununa, 2/21/2004 12:14:00 a. m.


Servicio a la comunidad 

viernes, febrero 20, 2004

Para evitar las colas y las aglomeraciones, para que no tengan que morirse de frío en España o arriesgarse a que los asalten en Argentina yendo a las librerías a las doce de la noche, para los que quieren ser los primeros en leer Harry Potter y la Orden del Fenix... hagan click aquí
Y no se amontonen, que hay para todos.
A mi me encanta que hagan tanto escándalo por un libro, que quieren que les diga.

lununa, 2/20/2004 11:02:00 p. m.


Las cinco, con advertencias 

jueves, febrero 19, 2004

1)Si pudieras viajar 7 años hacia el pasado ¿Qué advertencia te darías a tí mismo(a)?
Siete años... es febrero de 1997. Tendría tantas advertencias que darme en ese entonces, que no sé por donde empezar. Hago una lista, que no está en orden de importancia.
 Andate, escapate, hacé tu vida, sé lo que quieras ser.
 No pongas ese negocio. Mejor comprá euros.
 Desconfiá de tu marido. Mejor dicho: echalo ya mismo.
 En cuanto tengas un peso encima, cancelá el crédito del coche.
Igual, faltarían muchas mas... o mejor no hacerme ninguna, que se yo. Fue un camino tortuoso, pero no es tan malo el sitio al que llegué. Y sigo caminando.
2)Define tu vida en solo 3 palabras.
Nunca se sabe.
3)Tu casa se está incendiando. Todos tus seres queridos y mascotas ya están a salvo, y sólo falta que salgas tú. Sólo hay tiempo de cargar con un objeto de tu habitación ¿Qué cosa rescatas?
La CPU, que pregunta.
4)¿Qué tienes actualmente como wallpaper en tu monitor?
Una foto blanco y negro de los Beatles, como del año 69.
5)¿Qué es lo más aterrador que podría sucederte?
Cualquier cosa que pudiera pasarle a mi hija.



lununa, 2/19/2004 11:28:00 p. m.

Mis problemas con los animales 

Hace tiempo conocí a una mujer que quería tener un hijo, pero no se sentía capaz de ser una buena madre. Para ir haciéndose a la idea, se compró un perro. “Si soy capaz de atender a un perro, voy a ser capaz también de atender a un bebé”, dijo.
No me queda muy clara la lógica de ese razonamiento. Dicho en criollo, me parece una burrada de acá a la China. Lo que sí me queda claro, es que en mi caso es totalmente inaplicable. Bien o mal, me hago cargo de mi hija. Pero con los otros seres vivientes, la cosa cambia.
Las plantas se secan antes de llegar a mi casa, para evitarse el sufrimiento de ir secándose de a poco porque me olvido de regarlas. Y los animales... con los animales es aún peor.
Antes de empezar, y antes de que Greenpeace se me venga encima, quiero aclarar que me gustan los animales y estoy a favor de sus derechos, que no me gustan las corridas de toros, ni la caza deportiva, ni los zoológicos ni los circos. Justamente, creo que el principal derecho de un animal es quedarse en su hábitat natural... lejos de humanos que por maldad o por simple omisión, como yo, puedan perjudicarlos. Aclarado esto, sigo con la historia.
Cuando era adolescente y mis padres se iban de vacaciones, quedaban a mi cargo los pájaros de mi papá. El pobre hombre se iba sabiendo que cuando volviera iba a encontrarse con uno menos, ya fuera por sed, por hambre o porque me olvidaba de guardarlos a la noche y se los comían los gatos de los vecinos (En complicidad con el perro de casa que los dejaba pasar sin emitir ni un ladrido... ya hablaré después de ese animal que, no sé con que razones, me tiene de enemiga)
Una vez un amigo me dejó al cuidado de su pecera. Eran dos peces tropicales, enormes. Un día fui a verlos y uno de ellos, se ve que harto de la mala vida que yo les daba, había saltado de la pecera al suelo. Ahí estaba, tirado en el piso, muerto, suicidado por mi dejadez.
Supongo que en los dos casos mi motivación inconsciente para abandonarlos fue la idea de que estaban mejor muertos que encerrados. Claro que era mi idea, no la de ellos.
Un día (esto fue un accidente... claro que hay que ver lo que diría Freud) pisé una paloma con el coche. Poco tiempo después vi un capítulo de Seinfeld en el que a George, el gordito, le pasaba lo mismo, y él se justificaba diciendo que existe un acuerdo tácito entre humanos y palomas: los humanos se acercan, las palomas vuelan. Si la paloma no había cumplido el acuerdo, problema de ella y no del humano conductor.
Eso dejó por un rato tranquila a mi conciencia, hasta que empezó la venganza de las palomas. Una de ellas apeló a su arma clasica, pero con una metodología novedosa: fui a hacer los trámites para solicitar en la UBA una certificación de título, hice colas, pagué 20 pesos por un formulario, lo llené, cuando ya estaba en el tramo final de la última cola para presentar mi papeleta y poder solicitar la certificación (que me entregarían luego de 20 días), una pacífica palomita se paró en la cornisa de la sede administrativa de la Universidad de Buenos Aires (Azcuénaga 280), y soltó la cagada mas grande de su vida en medio de mi pobrecito formulario. No me importó y lo presenté tal cual, yo también me cago en la burocracia de la UBA.
La segunda paloma me dio pie para cimentar mi teoría de que los animales están en mi contra. Iba yo caminando distraídamente por la vereda del Registro Civil de la calle Uruguay, donde las santas palomitas van a comerse el arroz de las bodas, como Eleanor Rigby. Por detrás de mí, cual piloto japonés de la segunda guerra, se lanza una en picada hacia un montículo de arroz... pero hizo mal el cálculo de la altura, y me dio de lleno en la cabeza con el tren de aterrizaje. Yo estaba embarazada y me caí de culo en la vereda. La gente me preguntaba si me había bajado la presión, nadie había visto a la paloma que seguro estaba por ahí dándose una panzada de arroz y muerta de risa... yo dije que sí, que me había mareado, hasta los dejé que me dieran agua con azúcar. Si llegaba a decir que me había golpeado una paloma, me llevaban derecho al loquero.
Pero el peor, sin dudas, es el perro Bartolo, el perro de casa, el mismo que dejaba a los gatos comerse los pajaritos que estaban bajo mi custodia. Ese animal desgraciado se agarró la costumbre de levantarme la pata en cuanto me encuentra distraída.
Así que cuando les digan que alguien que está meado por los perros, no lo duden, esa soy yo.
Al final me voy a terminar creyendo que soy un tronco, como dicen por ahí.



lununa, 2/19/2004 12:01:00 a. m.


El burro catalán 

miércoles, febrero 18, 2004

Le compré a Julia el disco de La oreja de Van Gogh. A ella le recuerda a Laura, nuestra compañera de piso en Cerdanyola, que lo escuchaba todo el tiempo. A mi me recuerda a la primavera, al tren de la línea 4 de Renfe que me llevaba a trabajar a Cornellá, a Julia jugando en el patio del CEIP Les Fontetes, a la juguetería del 8° piso del Corte Inglés de Plaza Catalunya, al tipo que cantaba “Wish you were here” debajo de la ventana del despacho de Sebastia... Y sobre todo a Sebastia.
Hace tres años, cuando nos conocimos, nos enamoramos de una manera tan irracional, que de cariño nos llamábamos “burro” y “burra” el uno al otro. (Ya sé, el amor es ridículo, sobre todo cuando se lo ve de afuera) Lo que vino después, podría contarlo con pelos y señales, día por día, lo cual no quiere decir que lo entienda. Es uno de los mejores amigos que tengo, es la persona que me sostuvo donde no había nadie mas para hacerlo... yo nunca entendí donde acabó el amor y empezó la amistad. El, parece, lo tiene mas claro.
Cuando supo que me obligaban a volver para legalizarme, hizo todo lo que pudo para que me quedara en Catalunya. Igual no se pudo nada y acá estoy.
Como regalo de despedida, le compré un burrito de peluche. Fui con Julia a la tienda, así que tuve que comprar otro para nosotras. El nuestro lo puse sobre el monitor de la computadora, en mi habitación de Buenos Aires.
Hoy estaba pasando el antivirus, mirando el burrito y pensando en él, mientras escuchaba eso de “y me parece mentira que se pase mi vida imaginando que vuelves a pasarte por aquí” Entonces vino Julia, agarró el burrito de peluche, me lo puso contra la mejilla y me dijo: “El burro te da un beso”
Y cada día me convenzo mas de que Julia hace magia.


lununa, 2/18/2004 12:12:00 a. m.


La casita de mis viejos 

domingo, febrero 15, 2004

Ya lo conté en algún post, estoy viviendo temporariamente en la casa de mis padres. (Hace tanto que voy de una situación temporaria a otra, que cuando llegue a algo definitivo, seguro me aburro y vuelvo a empezar)
Como hay tantas cosas mías dando vueltas por todas partes, a mi viejo se le ocurrió cederme un espacio en sus dominios para ordenar un poco, y se puso a limpiar el cuartito del fondo.
Cuando vuelvo de trabajar me lo encuentro, sonriente como un chico.
-Vení, vení!!! Mirá lo que encontré!!!
Sobre la mesa de azulejos del patio había dos damajuanas, viejas y llenas de polvo.
-¿Sabés que es? ?El vino que hice hace treinta años! ?Te acordás?
Sí que me acordaba. Vino de uva chinche de la parra del patio de la casa vieja. Toneladas de uva todos los veranos. Nos cansábamos de regalarla, a los vecinos, a los parientes, a los que pasaban. Mi hermano y yo ya nos habíamos hartado del sabor dulzón y los hollejos gruesos, y pedíamos a gritos uvas de verdulería. Mi mamá murmuraba que si no fuera por la sombra, ya le hubiera cortado a la parra el tronco a cuchillazos, con la mugre que hacía en el patio.
-¿Porqué no hacés dulce? - le decía mi papá
-¿Con este calor, y lo que se ensucian las ollas? Además, así como piden uvas de verdulería, este no les va a gustar y van a pedir dulce comprado.
Entonces mi papá, un día que se hartó de comer uvas, tuvo la ocurrencia de hacer vino. Preguntó a un par de vecinos italianos expertos en el arte del vino casero, y terminó preparando dos damajuanas.
-¿Ya se puede tomar, pá?
-No, ahora hay que añejarlo.
No sé quien trajo las dos damajuanas de la casa vieja a la nueva, seguramente alguien que ayudó en la mudanza y no sabía de que se trataba. Nadie se volvió a acordar del vino casero, hasta anoche.
Mi papá sacó el corcho como si estuviera a punto de descubrir la panacea universal.
-Olelo -me dijo
Olía a moscato, a sombra de parra, a verano de hace 30 años. Olía rico.
Lo probamos, con la sonrisa de quien espera que pase algo maravilloso.
El vino estaba tan ácido, que empezamos a reirnos los dos a carcajadas.
Y fue mucho mejor que si hubiera estado bueno.

lununa, 2/15/2004 01:28:00 p. m.


Golpes en el alma 

sábado, febrero 14, 2004

Me bajé del 37 esta mañana, en Callao. Era temprano, no hacía demasiado calor, así que decidí caminar por Córdoba hacia el trabajo.
En todos los carteles, en las revistas, en los telófonos públicos, por todas partes había propagandas de todo tipo de cosas, invocando el día de los enamorados, San Valentín. La radio que tenía sintonizada en el walkman también hablaba de lo mismo, mientras pasaba canciones de amor, algunas de gusto dudoso.
Yo pensaba en el fastidio que me causan estas costumbres importadas, que el mejor día para que tu novio te regale flores es el día de la primavera, y que si es por importar fechas, importamos Sant Jordi que se disfruta igual aunque una sea la amargada que es y no esté ni quiera estar enamorada... y que suerte que ya soy consciente de que lo imposible es imposible, y que menos mal que entendimos que era mejor ser amigos, porque es demasiado incómoda esta cuestión del amor.
Entonces empezaron los golpecitos... los acordes de una guitarra demasiado conocida y una canción que significa demasiado. El amor que quiero hacer de cuenta que no me importa, golpeandome en el pecho y anudándome la garganta, sacándome por los ojos húmedos el alma que me esfuerzo en esconder.

En eso iba yo, con la cabeza vacía y los ojos llenos de lágrimas, cuando me espabiló un amontonamiento de gente, una bolsa negra como de basura en el medio de la calle, los restos del acrílico naranja del farolito de un coche.
No era basura. Era una mujer. Otro golpe, en otra parte.
Una mujer muerta, la sangre que seguía fluyendo, un coche que se escapó.
Una mujer que quizás, cinco minutos antes, sentía los mismos golpes en el corazón escuchando una canción de amor, ahora era nada, cuerpo sin alma, carne en un charco de sangre.
Yo seguí caminando, pero parecía que el espanto me seguía.

Trescientos metros adelante, estaba el coche con el farolito naranja roto, la mancha de sangre todavía fresca sobre la pintura verde del capot. Sentado en un umbral, el hombre que manejaba miraba a los policías con fastidio, como si quisiera terminar pronto con ese trámite estúpido y seguir su camino.
Miraba con ojos vacíos.
Como si nunca hubiera tenido alma.

lununa, 2/14/2004 02:44:00 p. m.


Las 5 del viernes 13 

viernes, febrero 13, 2004

1) Tienes el día libre, sin obligaciones ni recados pendientes. ¿A qué lo dedicas?
A pasear por la ciudad. Me encantaría salir un día con una cámara de fotos y retratar las cosas que me gustan de Buenos Aires, los edificios viejos, las cosas raras... pero nunca tengo uno de esos días en que no tengo nada, pero nada que hacer.
2) ¿Que necesitas para empezar bien el día?
Siempre empiezo bien el día. Pero para optimizarlo, un café con leche (mucho café y poca leche), galletitas de salvado (soy una asquerosa, las corto en pedazos y las hago sopita dentro del café), y algo para leer en el desayuno, el diario, un libro o lo que sea.
3) ¿Hay algún objeto que sigas utilizando por viejo, roto o sucio que esté? ¿Por qué?
¿Aparte de esta computadora? (je) Bueno, me cuesta mucho desprenderme de los camisones y los pijamas. Los que ahora uso son relativamente nuevos, uno tiene apenas 6 años (pero está nuevito), y el otro me lo regalaron esta Navidad, pero tuve uno que usé entre los 8 y los 18 años... parecía que crecía conmigo. En general, mas allá de la utilidad, me gustan las cosas viejas porque tienen historia. Por ejemplo, ahora no lo uso mucho porque dibujo con el Autocad, pero tengo en la habitación donde estudiaba un tablero de dibujo enorme, con tecnígrafo y contrapeso, del que no me desprendería nunca.
4) Cuenta alguna metedura de pata tuya que sea memorable.
¿Una sola? A ver... me iba a casar, y tenía que llevar a la iglesia dos testigos que afirmaran mi condición de niña buena delante del cura. Fui con mis dos compañeras de estudios, Maite y Ana.
El padre nos recibió en un despacho enorme, con un escritorio precioso de madera maciza, lleno de molduras y cubierto de papeles y libros. Era un cura con fama de severo pero campechano, que estaba tomando mate y nos convidó. Mis amigas dijeron que no, pero yo, por hacerme la simpática, acepté.
El cura me dio el mate y se fue a buscar un libro de actas, o algo así. Fue salir el cura, y yo que no sé que movimiento hice, volqué todo el mate encima del escritorio. Mis amigas no hacían mas que reirse, y yo me desesperaba porque veía que la infusión verdosa se iba desparramando por todo el escritorio y no tenía con que secarla. Metí la mano en la cartera, y limpié el escritorio con lo primero que encontré.
Yo veía que Maite y Ana se reían cada vez mas fuerte. Entonces, cuando saqué el último resto de yerba mate del escritorio, entra el cura.
Y ahí me di cuenta de que lo que había sacado de la cartera para limpiar el escritorio, lo que todavía estaba en mi mano lleno de un líquido verde, lo que el cura miraba con gesto de no entender... era una toallita íntima, ultra-absorvente. Y sin alas.
5) ¿Qué haces para sentirte relajado y bien contigo mismo?
No tengo fórmulas para eso... creo que cuando uno sabe que hace lo que debe y no deja cosas pendientes, no tiene razones para no estar relajado y bien. Y si uno no puede relajarse por causas ajenas a su voluntad o a su responsabilidad, entonces por mas que hagas, no lo vas a conseguir nunca.



lununa, 2/13/2004 10:19:00 p. m.


Estadísticas 

jueves, febrero 12, 2004

Es maravilloso enterarse de que alguien buscó en google "Animal que haya ido evolucionando a traves tiempo" y haya llegado a mi blog!!!
Así que puedo decir de buena fuente que he evolucionado.
Gracias Google!

lununa, 2/12/2004 11:58:00 p. m.

Llamado a la solidaridad 

Si alguien sabe donde fue a parar el precioso fondo marino que tenía mi blog, le ruego que me avise... me está fastidiando tanto azul plano

lununa, 2/12/2004 11:05:00 p. m.

Soy torpe 

Que quede claro algo: soy torpe. Torpe de llevarme las cosas por delante, de caerme... torpe física, digamos.
Pero la cantidad de veces que me golpeé el antebrazo con los picaportes de las puertas, no hay torpeza que la justifique. Debe ser que en mi casa hay muchas puertas, o será que revoleo mucho los brazos. O que, como a veces soy flaca y a veces gorda, ya perdí la habilidad de calcular mis propias dimensiones. Eso puede ser, porque con los coches, que no sufren de ansiedad y por lo tanto no cambian de volumen, no me pasa, es con mi propio cuerpo. Mas específicamente, con mis pobres antebrazos
Lo cierto es que ya me está quedando una especie de mancha morada permanente, justo antes del doblez del codo.
Que se yo, quizás sea una ventaja. Ahora ya tengo algo que poner cuando preguntan “Señas particulares”

lununa, 2/12/2004 11:02:00 p. m.


Julia says... 

martes, febrero 10, 2004

- Mamá, ¿como empieza el tiempo?
- No sé, Julia
- Pero, ¿cuando inventó Dios los números?
Si esta chica sigue hablando, en breve tendré un blog en color rosa Barbie solamente para contar sus ocurrencias.

lununa, 2/10/2004 12:37:00 a. m.

Teléfonos en Bagdad 

Ellos tienen muchas cosas que hacer, muchas necesidades primordiales que no pueden cumplir. Y sin embargo, hay una necesidad inventada, que ahora pasa a ser importante, a pesar de las reales. La necesidad que les crean para poder venderles la solución.
No tienen mucho con que, pero ya compraron algo: la ilusión de otro mundo, de otra vida. La ilusión que les vendieron, de que las cosas cambiaron y ellos van a formar parte de ese mundo mejor que está ahí, afuera.
Los mismos que les llevaron el caos y la inseguridad, salieron a venderles teléfonos celulares, para que puedan vivir más tranquilos en medio de tanta inseguridad y tanto caos.

El colonialismo visible te mutila sin disimulo: te prohibe decir, te prohibe hacer, te prohibe ser. El colonialismo invisible, en cambio, te convence de que la servidumbre es tu destino y la impotencia tu naturaleza: te convence de que no se puede decir, no se puede hacer, no se puede ser.
Eduardo Galeano, La cultura del terror/7, “El libro de los abrazos”


lununa, 2/10/2004 12:10:00 a. m.


Fantasmas y monigotes 

lunes, febrero 09, 2004

Como si no fuera ya demasiado haber almorzado junto al fantasma de Cortázar, ahora en La Biela se puede sentar uno junto a la mesa que ocupaba Borges... o debería decir que sigue ocupando, porque han puesto un muñeco de tamaño natural en su lugar, una especie de monigote de museo de cera con la cara y los rasgos físicos de Georgie.
La noticia está acá. Es una pena que Clarín no haya puesto en la web la foto con el fantoche borgiano sentado en la mesa de la Biela que sí pusieron en la edición de papel... no sé, parece embalsamado. A mi, la verdad, me da un poco de miedito.

lununa, 2/09/2004 07:46:00 p. m.


Fotos de la memoria 

domingo, febrero 08, 2004

Hay una plaza en Rodriguez Peña y Paraguay, no la plaza grande que está frente al palacio Pizzurno, otra chiquita, en un costado, frente a la iglesia Del Carmen, que le saca un cuarto a la manzana con una callecita empedrada en ángulo recto que sale a las dos calles. Como la plaza Dorrego, la de San Telmo, pero esta en vez de las mesas y sombrillas de los bares, tiene hamacas y jacarandás.
Hace unos cuantos años, mas de 20, cuando no habáa cumplido todavía los 17, volviendo del instituto en el que preparaba mi examen de ingreso a la facultad, descubrí esa plaza. La calle empedrada (que se llama Arturo Capdevila), a metros de Callao y Córdoba, conservaba la tranquilidad de cualquier calle de barrio. Los chicos bajaban de los toboganes para seguir jugando a la pelota en los adoquines. Había un edificio antiguo en la esquina con Rodriguez Peña, uno de sus locales era una librería artística. Sobre Capdevila, dos casas chorizo recicladas eran, respectivamente, un restaurante que se llamaba "El Gallinero", y una rotisería super coqueta, con aspecto de cocina de campo. En la esquina de Capdevila y Paraguay había un edificio viejo y abandonado, y a su derecha, sobre Capdevila, un garage de esos de los años 40, calculo, con el portón de entrada rodeado de unas molduras con pretensiones de Art Decó. Si hubiera tenido en ese entonces la deformación profesional que me dieron los años, hubiera dicho que era un espacio urbano que conservaba la escala barrial y la escala humana, a pesar de estar en pleno centro...
Hoy la plaza está enrejada, por seguridad, supongo, lo que hace que sea mas difícil para los chicos bajar a jugar a los adoquines. Igual, aunque sacaran las rejas, ya no es fácil jugar en la calle Capdevila. Ya no están el edificio de la esquina con Rodriguez Peña, la librería artística, las casas recicladas; ahora hay una cochera moderna que ocupa media manzana. El edificio abandonado en la esquina de Paraguay ahora es una estación de servicio... queda el garage viejo, pero ni hablar de la escala barrial, ni mucho menos de la escala humana, con tanto coche entrando y saliendo.
Y en la vereda de la plaza que da frente a la iglesia del Carmen se juntan los cartoneros a separar la basura: cartones por acá, latas por allá, vidrios por aquel lado, siempre hay por lo menos diez, con sus carritos, su miseria, sus hijos... esos hijos, los mismos que tendrían que estar jugando a la pelota en los adoquines del pasaje Arturo Capdevila.

lununa, 2/08/2004 01:08:00 p. m.


Las fabulosas cinco (del viernes) 

viernes, febrero 06, 2004

1) ¿Cuál es tu canción favorita de los Beatles? ¿Y de los Rolling Stones?
¡Justo a mí de los Beatles! Apelaré a mi poder de síntesis... jeje. De las mas viejitas, “All my loving”, “In my life”, de Rubber Soul, “Here, there and everywhere” y “For no one”, de Revolver, “A day in the life” y “When I’m sixty four”, de Sgt. Pepper, “Strawberry fields” de Magical mistery tour, del Album Blanco son demasiadas para nombrarlas todas, pero podría seleccionar “Helter Skelter”, “Birthday” y por razones obvias, “Julia”, de Abbey road, “Oh, darling”, y de Let it be todo el disco y el Naked mejor... El fanatismo es malo, ya lo sé. Y de los Beatles, lo mío ya es fundamentalismo.
De los Rolling Stones, “Brown sugar”, “Jumping Jack flash” , y “Sympathy for the devil”
2) ¿Qué canción te hace pensar en el amor de tu vida?
“Sin Miedo”, de Rosana... “Sin miedo, lo malo se nos va volviendo bueno, si quieres las estrellas vuelco el cielo...” Yo no quería las estrellas, yo lo quería a él... pero se ve que consideró que era poco pedir. Tendría que haber aceptado las estrellas.
3) ¿Hay alguna canción que te ponga triste o melancólico?
Una de Pedro Guerra, se llama “Lazos”, dice “Estabas sola, pero tranquila, cuando te dijo “que linda estás”, y fue una ráfaga de la vida, fue una ventana en la oscuridad”. También tiene que ver con el amor de mi vida.
4) ¿Con que canción perdiste tu virginidad? ¿Con cuál te hubiera gustado (o te gustaría) perderla?
Bueno, exactamente la canción... sé que había una radio, y un programa que se llamaba “Modart en la noche”, y sé que había una canción que recordé por muchos años. Pero se ve que cuando se va el amor se van los recuerdos. La canción que nos identificaba por esa época era “Sin gamulán”, de los abuelos de la Nada... “será por eso que hoy estamos aquí, no hay nadie mas que vos y yo” No sé si tuviera que elegir ahora una canción para ese momento, no se me ocurre ninguna... podría ser “Algo contigo”, el bolero de Chico Novarro que ahora canta Vicentico.
5) ¿Qué canción te alegra el día? Uy, muchísimas... una que me gusta mucho y me hace acordar a mis épocas de facultad es “A matter of trust”, de Billy Joel, me hace sonreir y me da ganas de bailar, lo mismo que “Carnaval toda la vida”, de los Fabulosos Cadillacs, me hacía mucha gracia también aquella de “Mientras siga viendo tu cara en la cara de la luna”, que se escuchaba el año pasado... “One” de U2, “Wish you were here” de Pink floyd, los tangos “Nada”, “Vete de mi”,“Naranjo en flor”, “Como dos extraños” y “Rondando tu esquina”, “Persiana Americana”, “Prófugos” y “Doble vida” de Soda stereo, “Los salieris de Charly” de León Gieco, “Corazón” y “Loco tu forma de ser”, de los Decadentes, “Sapo de otro pozo” de los caballeros de la Quema, cualquier cosa de Serrat, cualquier cosa de Charly García menos los dos últimos discos, cualquier cosa de AC DC... soy variada.



lununa, 2/06/2004 07:30:00 p. m.

Los pedazos deshilachados de la vida 

Hoy estuve terminando de vaciar el departamento para entregárselo a los inquilinos, y en todos lados aparecen partes de mi vida, en las fotos que se habían caído tras de los muebles que no están, en la camisa vieja de W. que quedó en el fondo del armario vacío, en la póliza del seguro del coche que ya no tengo... También entre los miles de cosas que amontonamos en la casa de mis padres, en el tablero de dibujo que tengo en el altillo, en los apuntes de la facultad que ya están amarillos, en mi habitación que está como en mi adolescencia (y me siento una vieja adolescente)... En mi amnésico disco rígido, que después de tanto virus y formateo, lo único que me deja recuperar son pedazos de mails que consideraba perdidos, deshilachados, versos sueltos de poesías, pedazos de lo que fue y ya no es. Y en cada cosa que me traje de Barcelona están las carreras al tren, los juegos de Julia en la playa, la sonrisa luminosa de S. una tarde de sol en Portal del Angel.
Yo que siempre tengo un cuento que contar, no sé armar una historia con todos estos pedazos.

lununa, 2/06/2004 03:01:00 a. m.


El mentiroso y el fantasma de Cortázar 

miércoles, febrero 04, 2004

Hoy almorcé en un bar de Buenos Aires mencionado por Cortázar en "Los premios". De casualidad me senté al lado de la mesa que se supone, ocupaba él, del lado de Avenida de Mayo. Me acompañaba alguien que me citó para hablar de trabajo y no paraba de decir mentiras... me volví loca siguiéndole la conversación mientras hacía cálculos acerca de la imposibilidad de que hubiera estado donde decía haber estado si tenía la edad que decía que tenía.
No sé como, (ah, creo que cuando me contaba sus aventuras en Colombia rodeado de guerrilleros) mencioné a García Márquez, y después salió el tema de Cortázar (o su fantasma) en la mesa de al lado. Entonces me dijo: "¿Vos escribís, no?"
No, no , noooo... yo no escribo, lo intento, me gustaría pero no, no me sale, no sé, no tengo talento, noooo... (hay que ver, decir que una escribe delante del fantasma de Cortázar)
Lo que no puedo creer es que ese pedazo de mentiroso me haya sacado la ficha así... por ahí es casualidad, como la de esos videntes que de tanto inventar predicciones en una la pegan.
Lo único que falta es que me lea el blog. Dios y el fantasma de Cortázar no lo permitan.

lununa, 2/04/2004 12:27:00 a. m.

Felicidad 

Ayer alguien a quien quiero mucho me preguntó qué es lo que me haría feliz.
Hacía rato que no pensaba en la felicidad, ni me planteaba algo acerca de la mía propia... me enrollé y le contesté algo como esto:
“Con respecto a la felicidad, mira, a mi me parece que tengo la capacidad de ser feliz en todas partes y en ninguna. Estoy lo suficientemente quemada como para saber que los momentos memorables de felicidad suprema que uno tiene en la vida duran poco mas que nada, así que no puedo disfrutarlos del todo y creo que hasta ya no me interesan. Yo tenía un idea de la felicidad, pero al final las veces que creí ser feliz en realidad me estaba engañando, así que renuncié. No sé que es la felicidad ni que me haría feliz, pero no creo que tenga que ver con el lugar en el que me encuentre. Prefiero estar en paz conmigo misma.”
Tanta declamación, para evitar decirle que si hay algo que de verdad me haría feliz, es que volviera a enamorarse de mi. Ya ni sé por qué no se lo digo, si de rechazos ya estoy curtida, y como estrategia esta visto que no sirve o soy yo la que no sé aplicarla.
Será porque me da miedo que en una de esas, para variar, el muy tonto se decida a hacerme feliz.

lununa, 2/04/2004 12:25:00 a. m.


Friday's five 

domingo, febrero 01, 2004

1) Dejando a un lado amistades, ¿cuál es el blog que más te gusta por
diseño y/o contenidos?
Me gustan mucho "Cuentos para niños feos", "Cuentos de cien palabras" y me descostillo de risa con los Bertotti, porque cuentan historias. Otro que está muy lindo como diseño, y además muy bien escrito es el del mochuelo, el de Jaime, que aunque se llame la decadencia del ingenio no deja de ser ingenioso, sobre todo en sus comentarios de la actualidad catalana (me mantengo informada, en mi ausencia, por él), Ridiculum tambien me gusta, el andreu tiene esa especie de aforismos bilingues que suelen ser muy graciosos, y por último (no puedo mencionar a todos), el calamar , sobre todo cuando se pone delirante.
2) ¿Cuál es el que menos y por qué?
No me gustan los que critican, como el del borjamari, y los que redactan mal o tienen faltas de ortografía muy bestias. Sobre todo eso, detesto los blogs que cuentan mal las cosas. Uno que sepa escribir, podría contarme cada día su desayuno, y lo leería. El que no sabe, aunque me cuente un historietón... no.
3) ¿Crees que debería haber algún criterio imprescindible para hacer
un blog? ¿Cómo definirías el tuyo?
No, ningún criterio, que para eso cada uno es libre de leer o escribir lo que se le da la gana. Mi criterio es escribir cuando tengo ganas de contar algo, sobre todo algo que me haya llamado la atención, o que me haya emocionado, impresionado... algo que se salga de lo común... o sea, lo que se me da la gana escribir.
4) ¿Un blog es bueno por el número de comentarios en un post y/o
visitas al día?
Un blog es bueno cuando dan ganas de leerlo. O cuando al que lo escribe le da placer escribirlo. Y ya está
5) ¿Hay clasismo en el mundo de los blogs? ¿Crees que hay demasiados grupos cerrados sujetos a diferentes intereses? Algo más que decir sobre este mundillo?
Hay de todo... es que cada mundillo es un mundo.

lununa, 2/01/2004 05:26:00 p. m.



Anteriores