El ser humano es dificil...
Que nadie crea que voy a contar mi vida tal cual es... A veces es peor que esto.
Perfil
Nombre: [Lununa]
Edad: [No molestes...]
Altura: [Depende. En general levito a unos 10 cm. del piso]
Peso: [Ingrávida]
Signo: [Geminis, ascendente tauro, ¿trabajás o estudiás? ¿venís siempre acá?]

Me gusta: [Los helados de chocolate, las peliculas de amor, los dibujos animados, las ciudades, los beatles]

No me gusta: [Hablar de mas. Por eso escribo (de mas)]

ICQ: 117429794
E-m@il: lununa@terra.es

Mi dibujito:?llevame a tu blog!

De aqui a Jolivúd (Lununa tiene película!!!):

EL LINK A LA PRINCESITA DE LAS GALLINAS:

llegó la nena del gordito, la nieta de Mirta!!!


Libros
El aleph
Solo literatura
Literatura argentina
Libros en red
Libro dot
Pide tu libro
Despues de tanta lectura gratuita, no es derroche comprarse algun libro por estos pagos:

vale la pena gastar el manguito

Arquitectura
Café de las ciudades
Arq Web
Arqa
Solo arquitectura

Noticias
Clarín
Página 12
La Nación
Rebelion

Otras cosas
Por los chicos
Blogskins
Blogger
The Beatles

Blogs
El Calamar te vigila
Sentada en el limbo
El mochuelo en su olivo
Ridiculum vitae
Deponga su actitud
La decadencia del ingenio
No soy superwoman
Un poc de blog
La fugazza jademil
Sense sensei
Diario desde el laberinto
Cuentos de cien palabras
Un que passava
Diario de Flor
El país de Sikanda
Neosite
Cuentos para niños feos
Maitezaitud
Booxmiis
La loca de la casa
There's no such thing as WOM
El inmigrante
Lunia
Lola
Martin is back

el que nos dejó en posicion adelantada

Fle, la incomunicada

El spa del gallinero

Carib? Carola

Cachoperra... mas respeto a la profe

Las mil y una noches de Sherezade

El hombre que dice basta ya!

Weblog de mam? Mirta

Las Cinco del Viernes

Somewhere out there...

Diablita, ?hace falta decir mas?

Rosario siempre estuvo cerca

Romualda, una verdadera estrella

El que es siempre el mismo, detr?s de tantos nombres

Un vagarto riojano, el Guty

La ratita vueltera

Panda ActiveScan - Antivirus Online Gratuito


Powered by Blogger Template desenvolvido por Blog Templates

imagen
Posts

El amor, un lugar común 

jueves, abril 29, 2004

Lo bueno de estar grande es que algunos yeites ya los conocemos. Que no hace falta hablar, ni prometer. Alcanza con la mirada, con el tacto, con el sabor de las bocas y los cuerpos.
Igual el lugar común se escapa, y decimos tonterías, nos reímos y volvemos a decirlas. Porque al final, el amor es siempre el mismo. El que cambia es el otro, y también uno.
Cuando nos besamos esta tarde, llovía. Ahora hay luna y el cielo está lleno de estrellas.
Parece que hasta al clima le gustan las metáforas baratas, los lugares comunes.

lununa, 4/29/2004 10:49:00 p. m.


Sant Jordi 

viernes, abril 23, 2004

Hoy es 23 de abril, Sant Jordi. No es un santo catalán, pero la leyenda que se cuenta en Cataluña lo ubica en el Montblanc.
Dicen que en esas montañas vivía un dragón, al que los habitantes del pueblo, para evitar que los atacara, le ofrecían cada tanto el sacrificio de uno de los vecinos, elegido al azar. Parece ser que un dia le tocó la mala suerte a una princesa, y cuando el dragón estaba a punto de comérsela, apareció Sant Jordi en su caballo, mató al dragón y rescató a la princesa. El rey se la ofreció en matrimonio pero él la rechazó, y donde cayó la sangre del dragón creció un rosal de flores rojas.
No me pidan que explique por qué el santo rescató a la princesa y no al infeliz que el dragón se había morfado el año anterior, por qué prefirió ser un héroe de leyenda en vez de casarse con la chica... que se yo, supongo que Sant Jordi tendría su propia estrategia de marketing: ¿quién iba a recordarlo si rescataba a un pelandrún cualquiera, o si se convertía en un marido panzón?
El caso es que sí se lo recuerda. La tradición dice que el día de Sant Jordi se regalan rosas y libros, por la flor y la leyenda.
Hace un año exacto, yo estaba en Barcelona. Bajaba por Portal del Angel a Plaza Cataluña, y la ciudad estaba de fiesta, llena de puestos de libros, de flores y de banderas catalanas en cada rincón, en cada plaza, en cada esquina. Había sol, el sol tibio de la primavera.
Yo creía que era la princesa de la que el héroe se iba a enamorar, que el camino era recto, que no había mas piedras, que el futuro estaba en mis manos.
Hoy, en esta mañana lluviosa de Buenos Aires no existen los héroes ni soy una princesa. El camino da vueltas, y sigo esquivando piedras, pedruscos y peñones. El futuro es incierto y otra vez no se deja ni siquiera acariciar.
Eso sí, sigo creyendo que puedo ser feliz. Y por eso, sigo peleando.

lununa, 4/23/2004 03:46:00 p. m.


Marta Lapalma 

martes, abril 20, 2004

Mi mamá entró del garage con un papelito en la mano. Era una tarjeta de visita, de alguien de quien ya no tenía ni el recuerdo.
-Mirá esta tarjeta, estaba entre los cacharros que trajimos de tu casa. ¿Te suena Marta Lapalma?
-¿Marta Lapalma? ¡Para nada!
Me hizo gracia la respuesta, me acordé de Rodolfo, el personaje de Lino Palacios que hablaba todo con o, y de su similar Radragas, de los Orozco... y en tren de pensar boludeces, se me empezaron a cruzar frases por la cabeza, algo mas o menos así:

Marta Lapalma: la saga

Marta Lapalma raja, larga las changas, la casa, la amada Catamarca. Llama a Ana, a Cata, van a Salta. Allá van a cantar chayas, mas trabajan, lavan casas, amasan pan.
Marta Lapalma gana plata a la baraja, la agarra a paladas, ama la canasta. Va a Madagascar, la pasa mal. Va a pata a Gaza, nada hasta Gavá. Mas ya basta.
Marta Lapalma va a casa, ama Catamarca.


Mientras me reia sola en medio del delirio, levanté la tarjeta que había quedado sobre la mesa. Para qué. Una letrita de mas me arruinó la mañana.
Era Marta Lapalma de Cuadra.
Casada, la tarada


lununa, 4/20/2004 10:27:00 p. m.


Si me mandan al banco voy contento 

martes, abril 13, 2004

Hace unos meses, creo que a fines de noviembre, salió la ley 25798 de refinanciación de deudas hipotecarias. Por esa ley, todas aquellas personas que hubieran entrado en mora de la hipoteca de su vivienda única durante el año 2001, tendrían derecho a entrar en una refinanciación otorgada por el Banco Nación, siempre y cuando el banco al que le debían originalmente quisiera cederle al Nación la deuda en mora.
Yo tengo una hipoteca en mora, y quedé incluída dentro de los supuestos de la ley. La ley se promulgó a fin del año pasado, salió en los diarios con lujo de detalles, pero no se habló en ninguna parte de como la instrumentarían.
No quise ser tan tonta como para dejar que me rematen la casa por desidia, así que al día siguiente de promulgada, allá me fui con el recorte de Clarín bajo el brazo, a ver a mi acreedor original, el banco Hipotecario.
Los muchachos de la Gerencia de Mora por poco se desmayan al verme agitar el fantasma de la ley. "No, por ahora no se sabe nada, no tenemos directivas, pregunte en el banco Nación" Claro, hay que ver que los chicos cobran comisión por cada vez que uno refinancia con ellos, y si la refinanciación se les escapase, adiós comisiones...
Algo contrariada crucé la calle y entré en el banco Nación, casa central.
"No, por ahora no se sabe nada... igual pregunte enfrente, porque es el banco Hipotecario el que decide sobre su crédito"
Así estuve tres meses, cruzando la calle Bartolomé Mitre, arrojada cual boomerang por los empleados de uno u otro banco. Un día un oficial de Mora del hipotecario, con cara de cómplice y seguramente harto de que yo quisiera venderle mi minúsculo y endeudado departamento (a él le convenía: si quisiera refinanciar, estaría mejor asesorado), me susurró casi al oído “Venga el 16 de febrero, traiga comprobantes de todas las deudas de impuestos y expensas, que yo la hago entrar en la refinanciación” Dudé, porque la expresión era como de quien va a pedir una coima... pero el 16 de febrero estuve ahí. “Esta todo perfecto”, me dijo el empleado. Se quedó con copia de mis deudas, me hizo firmar un reconocimiento de las mismas, y otra vez volviendo al tono entre cómplice y consejero, me dijo “Ya está adentro. Ahora el 1 de abril vaya al banco Nación, a firmar el mutuo”
Yo me fui tratando de recordar que tipo de contrato era un mutuo. En el colectivo, de vuelta a casa, me di cuenta de que tampoco me habían dado un comprobante de que “ya estaba adentro” Será cuestión de fe, me dije, de creer que entré quien sabe donde.
El primero de abril, a las diez de la mañana, yo estaba en la puerta del banco Nación, munida de mi DNI. Incluso llevé una fotocopia, y mi último y miserable recibo de sueldo. Si era por dar lástima, que fuera completa.
“¿A firmar qué?”, me dijo el empleado “¿Dónde le dijeron a Ud. eso?”
Entre asombrado y risueño, el tipo me mandó a hablar con su gerente. “No, señora”, dijo el gerente, “su problema tiene que arreglarlo con el banco Hipotecario. Ellos deciden si nos mandan el crédito o no” Traté de explicarle que se suponía que ya lo habían mandado y que yo ya estaba adentro, pero o el hombre no entendía razones o yo no me supe explicar, así que no me quedó mas remedio que volver a cruzar la calle. En el banco Hipotecario me atendió un nuevo personaje, un empleado que me dejó mas intrigada de lo que ya estaba.
“Claro, no está en el Nación porque lo prorrogaron hasta el 21 de mayo. Pase por el Nación cada diez días, antes de esa fecha, a ver si les llegó algo. Pero pase usted, porque no la va a citar nadie ni le van a avisar nada”
A mi ya me parecía que me hablaban en clave de una especie de mecanismo secreto, pero entre las dudas que poblaban mi mente se me ocurrió preguntar:
“Digame, ¿por qué no se fija en la computadora, a ver si realmente figuro como que entré en la refinanciación? ¿Quiere que le de mis datos?”
“No hace falta”, dijo el empleado: “Si presentó los papeles, entonces ya está adentro. Hagame caso, dese una vuelta por el Nación dentro de unos días, antes del 21 de mayo”

Hoy volví. Pero en vez de ir al banco Nación, me fui derecho al Hipotecario. Como para que quede claro que no hace falta que me manden a cruzar la calle, que puedo cruzarla sola.
Otra vez otra empleada distinta, las mismas dudas.
“¿Quién le dijo que esto se prorrogó hasta el 21 de mayo? Es hasta junio. Vaya al banco Nación e insista, a ver si ya les llegaron los papeles”
Como hoy, no sé por qué causa, yo estaba más lúcida, se me ocurrió preguntar:
“Pero, a ver, ¿no es este banco el que manda los papeles al banco de enfrente? ¿No hay una manera de saber, internamente, si los papeles ya cruzaron Bartolomé Mitre?”
“No”, contestó la chica, con cara de sabérselas todas. “Vaya e insista en el Nación. Ellos saben”
Ante tamaña afirmación, no pude mas que salir a buscar la sabiduría a la vereda de enfrente. Y tuve suerte, el empleado que me tocó en el banco Nación por lo menos parecía un tipo listo.
“Acá, todavía, no llegó nada. Pero tienen que mandarlo, así que venga la semana que viene”
“Pero yo desde febrero que estoy con esto. ¿Tanto tardan los papeles en cruzar una calle?”
“Y”, me dijo el empleado, “fíjese que por acá abajo están los túneles de las invasiones inglesas. En una de esas los mandaron por ahí y se les perdieron”
Lo peor es que, a esta altura, hasta eso sonaba creíble.

lununa, 4/13/2004 10:04:00 p. m.


Las cinco del viernes santo 

viernes, abril 09, 2004

1) Si necesitas algún consejo, ¿a quién acudes?
En general, a amigos que tengan tantos o mas problemas que yo. No voy a ir a arruinarles el dia a los que ya son felices con mis pedidos de consejos.
2) ¿Les haces caso a los demás cuando te dan consejos?
No, al final termino haciendo lo que me da la gana, pero supongo que la opiniòn ajena algo influye.
3) ¿Eres de dar consejos a los demás?
Si, consejos que jamás siguen. Como debe ser.
4) ¿Cuál ha sido el mejor consejo que te hayan dado?
No te preocupes, todo pasa.
5) ¿Alguna vez te has arrepentido de seguir el consejo de un amigo,
familiar, profesor, etc?
No, porque creo que con consejos o sin ellos, todas las experiencias, buenas y malas, sirven para algo. En general no me arrepiento de mis decisiones, porque siempre son mias, no del que me aconsejó.

lununa, 4/09/2004 10:45:00 p. m.

Domingos y feriados 

Odio los domingos a la tarde. Los odio. Y si es otoño peor. Ni hablar si tienen banda de sonido de tangos o de fútbol. Me da como que espero y espero, desde siempre, algo que no sé que es y que no llega nunca.
Ni siquiera tengo ganas de llorar. Nada. Solo soledad y vacío, un vacío absoluto.
Y eso que para el domingo faltan dos días. Hoy es, apenas, un apestoso viernes santo.


lununa, 4/09/2004 07:08:00 p. m.


Julia no tiene miedo 

lunes, abril 05, 2004

Fuimos al cine con Julia, a ver Scooby Doo 2. Yo, mas que la pantalla, me la pasé mirando las reaciones de mi hija. Julia abría los ojos, enormes, saltaba de la silla, se reía a carcajadas, me hacía comentarios, bailaba, se acurrucaba, me agarraba del brazo, un poco de cada cosa y todo a la vez.
De repente aparecen en escena todos los monstruos. Monstruos típicos de dibujo animado, atacando a personajes reales. Julia se puso seria.
-Mamá, ¿ves? Esta pelicula es de terror.
Se agarró fuerte de mi brazo y escondió la cara en el respaldo de la butaca. Y desde ahí atrás, sin asomar ni un ojo, agregó:
-¡Menos mal que ya soy grande y no me da miedo!

lununa, 4/05/2004 11:10:00 p. m.



Anteriores