El ser humano es dificil...
Que nadie crea que voy a contar mi vida tal cual es... A veces es peor que esto.
Perfil
Nombre: [Lununa]
Edad: [No molestes...]
Altura: [Depende. En general levito a unos 10 cm. del piso]
Peso: [Ingrávida]
Signo: [Geminis, ascendente tauro, ¿trabajás o estudiás? ¿venís siempre acá?]

Me gusta: [Los helados de chocolate, las peliculas de amor, los dibujos animados, las ciudades, los beatles]

No me gusta: [Hablar de mas. Por eso escribo (de mas)]

ICQ: 117429794
E-m@il: lununa@terra.es

Mi dibujito:?llevame a tu blog!

De aqui a Jolivúd (Lununa tiene película!!!):

EL LINK A LA PRINCESITA DE LAS GALLINAS:

llegó la nena del gordito, la nieta de Mirta!!!


Libros
El aleph
Solo literatura
Literatura argentina
Libros en red
Libro dot
Pide tu libro
Despues de tanta lectura gratuita, no es derroche comprarse algun libro por estos pagos:

vale la pena gastar el manguito

Arquitectura
Café de las ciudades
Arq Web
Arqa
Solo arquitectura

Noticias
Clarín
Página 12
La Nación
Rebelion

Otras cosas
Por los chicos
Blogskins
Blogger
The Beatles

Blogs
El Calamar te vigila
Sentada en el limbo
El mochuelo en su olivo
Ridiculum vitae
Deponga su actitud
La decadencia del ingenio
No soy superwoman
Un poc de blog
La fugazza jademil
Sense sensei
Diario desde el laberinto
Cuentos de cien palabras
Un que passava
Diario de Flor
El país de Sikanda
Neosite
Cuentos para niños feos
Maitezaitud
Booxmiis
La loca de la casa
There's no such thing as WOM
El inmigrante
Lunia
Lola
Martin is back

el que nos dejó en posicion adelantada

Fle, la incomunicada

El spa del gallinero

Carib? Carola

Cachoperra... mas respeto a la profe

Las mil y una noches de Sherezade

El hombre que dice basta ya!

Weblog de mam? Mirta

Las Cinco del Viernes

Somewhere out there...

Diablita, ?hace falta decir mas?

Rosario siempre estuvo cerca

Romualda, una verdadera estrella

El que es siempre el mismo, detr?s de tantos nombres

Un vagarto riojano, el Guty

La ratita vueltera

Panda ActiveScan - Antivirus Online Gratuito


Powered by Blogger Template desenvolvido por Blog Templates

imagen
Posts

Navidad 

domingo, diciembre 26, 2004

Tengo que reconocer que tenía miedo. Es que las cosas vienen saliendo demasiado bien, y ya hacía una o dos semanas que andaba un poco cabizbaja, extrañando las Navidades del verano y el perfume del tilo, como diría Faivel.
Miedo, en realidad, siempre tengo. Un miedo estúpido, el miedo del que no puede creer que lo que le pasa sea cierto. Hace dos meses que Edgardo (el canoso, ya saben) está acá en Cornellà, viviendo con nosotras. Llevo 40 años casi de arreglármelas sola, mal o bien, y de repente encontrarme con alguien que tira del carro conmigo, que se ocupa de nosotras, que supera las dificultades con alegría, que cuenta conmigo tanto como yo puedo contar con él, es como una especie de milagro. Y ya saben, 40 años de palos me hacen sospechar de lo bueno, tener miedo de que se acabe.
Pero no es eso de lo que quería hablar. Decía que la Navidad me asustaba, que la perspectiva de la primera fiesta lejos de la familia me tenía un poco preocupada.
El 24 fuimos a cenar a la casa de una familia argentina, amigos de Edgardo, en pleno centro de Barcelona. Llevamos vino, cava y regalitos para las nenas, comimos matambre, pollo al horno y flan con dulce de leche, charlamos y nos reimos. Volvimos a la madrugada, por las avenidas de la ciudad desierta, muertos de frio como en las películas navideñas de Nueva York (me acordaba de Cuando Harry conoció a Sally), tomamos el nit bus y en casa abrimos los regalos grandes que papá Noel no pudo llevar tan lejos.
El 25 nos levantamos tarde, tomamos mate en la cama, limpiamos la casa y terminamos de armar el armario del dormitorio (hay que ver que todavía no estamos instalados del todo, y además Edgardo tenía que estrenar la caja de herramientas que le regalamos). A la nochecita vino la vecina, una uruguaya casada con un español, a invitarnos a tomar algo en su casa. Tomamos mas cava, charlamos de futbol, de Argentina, de Uruguay, y al final se hizo la hora de dormir sin darnos cuenta.
Y así se pasó la primera Navidad. Tanto preocuparme por estar lejos de la familia, casi no me doy cuenta de que aquí mismo, a mi lado, estoy empezando a tener una familia. La mía, la que siempre quise.
Termino el post con las palabras de Edgardo, levantando la copa a las 12 de la noche y mirándome a los ojos:
“Que seamos felices. Todos”

lununa, 12/26/2004 07:44:00 p. m.



Anteriores